Recibe más natorrantadas en tu correo...

Ingresa tu e-mail:

Delivered by FeedBurner


miércoles, 17 de septiembre de 2008

Vivir o quejarme de vivir... he ahí el dilema!


y sólo tenía 2 opciones...
Quedarme a quejarme de que la vida apesta: todo el día, todos los días; 
Quejarme de que ser marginado triste pobre feo huevón, y que todo me sale mal.
La vida es una mierda.

O ponerme de pie, cambiar en mí lo que me jode, y hacerles caso a los que creen y tienen fe en mí.

Entonces... podía correr el riesgo de gastarme la vida quejándome, y nunca empezar a vivirla...
Así que opté por la segunda opción...
Y en verdad descubrí cuanto valgo y de cuanto soy capaz...
Y descubrí si no fuera por esos malos momentos, ahora no apreciaría a quienes están a mi lado... ni sabría apreciar los buenos momentos en mi vida.
No sólo les demostré a los que creyeron en mí lo que valgo... me lo demostré a mí mismo.
Sé quien quieras ser.

Artículos relacionados:
- Buscando la verdad?.
- Lucha contra la corriente.
- Las mujeres necesitan darse cuenta.
- Empieza con lo que tienes. No con lo que te hace falta.
- Por qué traes el semblante caído?
- Miedo al cambio? No!
- Tu vida en 6 palabras.
- Es difícil decir adiós...

4 comentarios:

  1. Oye, pues que bien eso de redimirse ante la vida, eso te ahorra muchos exabruptos que podrían joderte aún más la existencia ¡creeme!.
    Animo y un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Fuerza y siempre mirando adelante y hacia arriba... adelante con el optimismo!

    ResponderEliminar