Recibe más natorrantadas en tu correo...

Ingresa tu e-mail:

Delivered by FeedBurner


lunes, 9 de julio de 2012

Mochica de Moche - Trujillo, Perú


El hombre es un animal de costumbres se dice, y yo podría agregar también, de tradiciones.
Un ejemplo son las sádicas y sanguinarias corridas de toros por ejemplo.
Y Trujillo, no es la excepción:
Su riquísima cerveza Pilsen Trujillo para cada celebración;
sus eventos: la absurda pero "tradicional" fiesta del perol, el dominical izamiento de bandera, los concursos de marinera y las fiestas y desfiles de primavera.
También están los lunes de shambar, y los domingos de desayunar chicharrón y almorzar cabrito.
Y un restaurante "campestre" muy tradicional siempre fue el Mochica de Moche, caracterizado por su buen servicio y su buena sazón, justificación su éxito...
Pero de un tiempo para ahora ...
El domingo pasado fuimos a almorzar a ese restaurante.
Coincidentemente, era el domingo de la final de la eurocopa (01/07/2012), la cual estaban televisando en el restaurante.
El local estaba lleno, pero conseguimos mesa.
Esperamos para que alguien se acerque a atendernos, pero nosotros mismos y por nuestra cuenta tuvimos que buscar la carta de platos, apuntar nuestro pedido en una servilleta, y llevarlo a la cocina para que alguien se anime a atendernos.
Claro, hasta ahí de repente estoy equivocado, y el restaurante pasó a ser autoservicio.
Cuando entregamos la nota con nuestros pedidos, vino el mismo administrador a atendernos (no sé si porque no se abastecían de personal, o no querían que acumulemos más quejas)

Primero, para avisarnos de que un plato de nuestro pedido, ya no estaba en "stock";
Luego, para confirmar el nuevo pedido;
Algunos minutos (los necesarios) después, para traer nuestros platos...
Luego, para recién poner los cubiertos;
Le pedimos aji 2 veces, para q traiga una crema naranja/roja muy picante pero extremadamente insípida, sin sabor a nada. E igual, era necesario para darle más sabor a la comida :-\
La comida fría, y el plato que me hicieron cambiar porque no lo tenían, fue puros huesos.
Cabrito con arroz, frijol y yuca:
de cada 100 gramos de carnero, 90g eran huesos.
Salvo el KFC -que no deja otra opción-, en la calle detesto comer con las manos, porque quedan grasosas y oliendo a comida, una sensación que no se quita ni al lavarse con agua y jabón, engrasando tus bolsillos y tu celular o tu billetera, sea al cual recurras primero, además del espectáculo que debes armar ante las mesas aledañas mientras mordisqueas y chupas un hueso, y la suerte de no salpicarte ni mancharte la ropa.
Tristemente, lo comimos sólo por la hora y por el hambre, pero fue un plato insípido...
Claro, además, para "disfrutar" de la comida tienes al lado la música en vivo de una banda...
Ese punto es relativo y es una crítica muy mía, yo soy de los que prefieren un lugar tranquilo para almorzar y poder conversar, pero el 80% de los comensales restantes demostraron preferir la música para salir a bailar, y si la tarea de los músicos estaba bien ejecutada, entonces no hay modo de criticar eso!
Los domingos son publicitados como "Almuerzos bailables", así que, aunque igual no soy fan de la bulla, el comentario que figura más arriba lo tacho por completo, porque ya no es válido por ser parte de la política del local.

Pero, lo peor de todo -citando una de las leyes de Murphy:

Cuando algo te va mal, puede salir aún peor...
Es que al pedir la cuenta para pagar, estaba todo lo que acabábamos de consumir, y ADEMÁS lo que pedimos y dijeron que no tenían en "stock" y por eso no nos lo sirvieron.

Increíble, la atención malísima, la comida fea y carísima (cobran por platos simples lo que en restaurantes más elegantes y de mejor atención -como el Romano's Criollo- cobran apenas poco más de la mitad);
y encima nos querían cobrar platos no servidos ni consumidos!!

Insisto, el restaurante tiene su acogida, su reputación, su fama y su audiencia, por eso sigue siendo tan exitoso supongo...
Pero la eurocopa, y la hora y fecha en la que fuimos, y de repente el invierno o la alineación estelar planetaria o qué sé yo... pero resultó en la peor atención recibida, ameritando un artículo en éste humilde blog.

--

Suscríbete a natorrante.com desde tu lector de feeds, aquí.
También en facebook. También en twitter.
O recibe más natorrantadas en tu correo electrónico:
Ingresa tu e-mail:


Delivered by FeedBurner
(No olvides confirmar el registro que llegará a tu e-mail)

2 comentarios:

  1. Esto muchas veces pasa los domingos en restaurantes "reconocidos" como este, lo cuales no se dan abasto ante la gran cantidad de comensales que tienen. Estoy de acuerdo contigo sobre el elevado costo de los platos cuando en realidad muchas veces se quedan "en el diente" - tanto en sabor como en cantidad - o es que acaso el valor de agregado "de tradición" es tan elevado ¿? Bastante acertada tu critica como siempre mi estimado . Haber que domingo vamos al Squalos ^^

    ResponderEliminar
  2. Pero no olvides q los mozos estaban muy pendientes....al partido en la tv...2 parados a un par d mesas d distancia q ni se molestaban en mirar si alguna mesa requeria ayuda, y el gerente me amargo preguntando.."todo excelente?"....
    Me guarde mi comentario, y solo le ddije.... "no".

    ResponderEliminar