Recibe más natorrantadas en tu correo...

Ingresa tu e-mail:

Delivered by FeedBurner


domingo, 16 de noviembre de 2008

Instinto de justiciero... asesino


Iba caminando por la calle, y cuando tenía que cruzar caminando, una avenida (la av- américa, por el ovalo papal) también iba a cruzar una abuelita y una sra. embarazada.
Entonces -para variar- los transportistas (combis, taxis, colectivos) no dejaban cruzar...
(Micros y combi, fotografía en la ciudad capital)
Cuando por fin, logramos cruzar la pista, venía una combi sin planes de frenar; haciendo correr a la ancianita y a la embarazada... de puro molesto, me detengo delante de la combi, a ver si frena... lo cual no hizo...Puse mis brazos en pose de "superman deteniendo un meteorito", y cogí la combi entre mis manos, la levanté sobre mis hombros (Señalando su delantera hacía mí, y hacia el piso, formando un ángulo de 90º con el suelo) la lancé hacia arriba y todos cruzaron la pista.
El automóvil, con la caída fríamente calculada, ímpactó contra el suelo (parte frontal) aplastando al conductor y al cobrador.
Luego, tuve que huir porque, para variar, la justicia no se aplica contra los que siempre la quebrantan; sino, contra los que la quebrantan una sola vez.
Al final, me escondí en una fiesta/circo de gitanos, entre toda la gente, y la bulla...
Me gustaría saber en que acabó.

Muchas veces he renegado por esos malditos conductores que viven prendidos de la bocina, cometen cientos de imprudencias al volante... etc...
pero no había pensado en matarlos... mucho menos... levantándolos con todo y carro, sobre mis hombros!! :|

1 comentario:

  1. Ya me imagino la hernia descomunal que te ganarías de cargar la combi...

    Por cierto, de seguro no viste la entrada escuela de COMBISTAS de mi blog...

    Quizás se retrata allí muy bien la cultura combi.

    XaludoX...

    ResponderEliminar